¿Somos realmente uno de los países más feliz del mundo?

OPINIÓN: A pesar de que en la web se sigue con la idea de que somos uno de los países más felices del mundo, es imposible no estar triste en estos días con tantos eventos negativos que se desarrollan en nuestro entorno, ya no solo es la inseguridad ciudadana, o el terrible problema del déficit fiscal que nos tiene al borde de una crisis, ni que decir de la falta comprensión de las tecnologías, sumamos ahora peligrosamente la intolerancia en redes sociales, ¿Es acaso esta la Costa Rica que todos queremos tener?

Dicta un texto que el fanatismo es un extravió moral, ahora bien vamos a evaluar lo que en las últimas semanas mueve las redes sociales: Los resultados de las elecciones del pasado 4 de febrero.

Esperaba que luego de dos semanas ya todos estuvieran más tranquilos, que dejáramos de lado nuestro fanatismo y buscáramos objetivos comunes. Tolerancia exigen unos, mientras por otro lado dicen que la falta de educación de las zonas rurales es lo que dio a la postre el resultado de la elecciones donde los Alvarados están a la puerta de que uno de los dos termine siendo el presidente que no todos quieren.

Yo me pregunto: ¿Estamos seguros que la culpa del resultado de las actuales elecciones es el analfabetismo y la intolerancia de algunos?, ¿Es acaso nuestra verdad la que está sobre la conciencia de los otros?, ¿Es nuestro país uno de los más feliz del mundo a pesar de lo que acontece en la actualidad?

Sucede que uno de los dos candidatos fue el que más votos tuvo en la zona metropolitana incluso ganando en lugares donde la escolaridad es muy alta, súmele que el nivel de ingresos es bastante bueno, por otro lado el candidato que lidera las encuestas tiene una mayor aceptación y apoyo en zonas donde no solo el nivel de escolaridad es bajo, si no además se dice que la religión fue el factor influyente para que votaran por él, apoyado de un discurso pro familia, y sin duda además en contra de un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, mismo que hoy lamentan los otros ya que el momento en que se dio no fue el mejor.

Reforcemos lo anterior con que en la corriente legislativa existe un alto número de diputados (14 en total) que el pueblo escogió desde el punto de vista de un grupo (grupo de Facebook) al parecer sin conocer sus currículos, entonces surge otras interrogantes y nuevos argumentos de la mano del odio en contra de ellos, pero, es aquí donde el pero nos invita a reflexionar: ¿Será que los votantes que escogieron a estos diputados y le dieron el impulso al actual candidato Alvarado se cansaron de las promesas olvidadas por los diputados tradicionales y creen que aquellos que siempre les han dado apoyo (los pastores) de alguna u otra forma van a ser los que si se preocupen por el bienestar de esas comunidades? como lo han venido haciendo ya muchos años atrás.

Lo moralmente correcto:

¿Qué es moral? De acuerdo a la Real Academia Española se dice que moral es aquello “Perteneciente o relativo a las acciones de las personas, desde el punto de vista de su obrar en relación con el bien o el mal y en función de su vida individual y, sobre todo, colectiva” entonces deben de tomarse dos puntos de vista, lo individual y lo colectivo.

Ahora bien, viene el tema donde esos que llamamos “fanáticos religiosos” que dicen ser los abanderados de la Moral son criticados e incluso acusados de intolerantes por parte de la comunidad LGTBI con mayor fuerza incluso en las redes sociales (nuestra arma de hoy en día), esto porqué parte del discurso del actual candidato presidencial se basa en estar en contra del famoso fallo de la Corte IDH buscando según se lee en las diferentes notas (notas insistentes de los periodistas con un solo tema por cuestionar) el buscar proteger las familias tradicionales (no dejemos de lado que la realidad actual: familias hoy hay de muchos tipos), ¿Estamos totalmente seguro que es así? Si pensamos que estos grupos quizás simplemente buscaban ayuda de un nuevo gobierno ya que muchos otros en años atrás les dieron la espalda. No pensamos que quizás el voto de ellos no tiene que ver con lo que para algunos termina siendo un discurso del odio, si no por el contrario un llamado de atención para los políticos actuales en donde ya se cansaron de tantas promesas olvidadas.

Criticamos que estas personas no tienen escolaridad ni saben sobre temas de actualidad, pero no nos tomamos un fin de semana para ir a hacer una labor altruista y buscar ayudar a eliminar ese analfabetismo político, darles nuevos argumentos de opinión procurando que tenga un voto informado y no impulsivo según la contraparte que tanto los critica. ¿Quiénes están en lo correcto?

¿Tenemos toda la verdad absoluta?

Existe un discurso de odio en ambos grupos partidarios de los Alvarados; debemos de ver ambos lados de la moneda, uno donde de la mano de libros de la biblia incluso unos libros del antiguo testamento se apoya para tener y defender su verdad: poder acusar a los homosexuales en incluso incitar al odio. Que tristeza nuevamente es preocupante nuestra realidad actual, se nos olvida la enseñanza de uno de los maestros más grandes de la historia: “Amaos los unos a los otros de la misma manera que os he amado”, ¿Acaso este último mandamiento nos incita al odio?, ¿El leer la biblia nos da la libertad de juzgar a X Y o Z porque es diferente, o ama de forma diferente?, como olvidar que se nos enseñó a amar al prójimo sin juzgar; en definitiva me parece que ya no estamos viviendo en uno de los países más feliz del mundo como se creía. El segundo defendiendo su ideología y además buscando derechos que en muchos sentidos ya tienen, pero desean reafirmar, nuevamente debemos buscar el factor común donde se buscar amar al prójimo sin minimizar pensamientos.

Nos confunde la constante pregunta sobre si es bueno una continuidad al gobierno actual, en contra parte otros piden un nuevo cambio, un cambio real que hoy va de la mano de un grupo muy conservador. Para algunos otros simplemente el objetivo esta logrado, en donde no se tiene un presidente producto del tradicional bipartidismo del cual muchos se quejaron y al final hoy está fuera de la fiesta democrática, pero aun así seguimos sin poner en la agenda la verdad que vive hoy el país.

Debemos de ser claros que la republica ideal de Sócrates quien vio plasmadas sus ideas en los textos de Platón es algo que no existe, es un ideal que muchos quisiéramos verlo hoy en nuestra sociedad pero como ideal tenemos un problema mayor que impide se haga realidad, ya lo comentaron esos antiguos sabios no estamos preparados para esos ideales; la aceptación de esto nos lleva a entender un poco que es lo que estamos viviendo en la actualidad.

¿Las tecnologías?

No podemos dejar de pensar como ahora las voces del odio son más fuertes, como es que ahora todos nos hacemos escuchar y la reproducción de estos gritos son cada vez más normales, sea por medio del whtasapp donde se propaga un comentario de intolerancia que nació en Facebook o Twitter y al final todos lo digieren termina siendo preocupante, por otro lado las diferentes redes sociales que tienen gustos y colores para cada sector poblacional le dan mayor fuerza a este tipo de mensajes, está claro que a lo largo del tiempo vamos simplemente incorporando y dando por sentado las herramientas tecnológicas, dejando de lado la educación que ellas se merece, es por eso que hoy el tema del acoso (bullying) es más peligroso, es por eso que su evolución en ciber acoso (ciberbullying) termina rompiendo fronteras y afectando cada vez más a la población (niños, jóvenes, adultos, todos). Necesitamos propuestas en muchos temas que se nos olvidan, terminando al final siendo monotemáticos con respecto a si va a ganar el candidato que apoya a X o Y población. #NoMásOdioChallenge

Para cerrar el camino y la invitación es al respeto y disfrutar del proceso democrático, escuchar la canción “Imagine” del genio John Lennon e iniciar con la búsqueda de factores comunes y apoyo entre nosotros, dejar el discurso del odio a un lado independientemente del partido al que apoye y buscar defender ideas con argumentos procurando lo mejor para este hermoso suelo de poco más de 51000 km2. Es sencillo y la respuesta la tenemos, en nuestro presente debemos de empezar a amar independientemente de credo, gusto o inclinación sexual: “Debemos de imaginarnos vivir la vida en paz, aunque puede que Yo solo sea un soñador…”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *